The Idle Hour Club

23.8.06

Piha Beach

Lo primero que hicimos estando en Auckland fue... salir de Auckland. Mi papá quiso aprovechar que todavía teníamos el carro rentado, y entonces decidió llevarnos a la playa de Piha.

Piha es una playa que se encuentra a 40 km de Auckland. Tardamos poco más de una hora de viaje por que el camino que lleva a Piha está lleno de curvas. Si hubiera desayunado algo antes de salir de la casa de seguro lo hubiera dejado todo en el carro. Quedé mareadísima de tanta vuelta que dimos.

Para cuando llegamos a Piha, estaba lloviendo. Aprovechamos ese rato lluvioso para comer los lonches que llevamos y en lugar de picnic en la playa, hicimos picnic en el carro. Pasamos el último bocado de comida, el último trago de agua y dejó de llover.
Excelente, ahora podíamos ir a la playa...

En eso me acordé de que la temperatura era de 10° C, y entrar al mar sería una empresa imposible, si no es que suicida. Lo que optamos por hacer pues, fue caminar por la orilla del mar, y disfrutar de la vista.





El mar, estaba picadísimo. El cielo, completamente nublado. Corrían unas ráfagas de aire increíbles, nos empujaban con mucha fuerza y nos llevaban a donde no queríamos ir... Y yo sentía, mirando ese mar de Tasmania.. sentía que ahí estaba el final del mundo. Si alguien me hubiera dicho que hasta ahí llegaba el domo (como en el Truman Show) sí lo hubiera creído. Simplemente se sentía como si no hubiera nada más allá, y esa fue una sensación muy extraña.

Después de un rato de estar caminando por ahí, recogiendo conchitas y platicando con Débora, descubrimos una vereda que subía por una de las rocas que le daba fin a la playa.

Subimos y subimos por un rato y cuando llegamos hasta arriba, vimos el otro lado de la playa. Aquí el viento corría con aún más fuerza y al final Débora y yo salimos totalmente despeinadas del lugar.(Mi papá no se despeinó porque tiene pelo corto).



Despeinadas, aha, aha, aha, pero contentísimas de haber estado en una playa tan intensa. Nos regresamos a Auckland como a medio día porque mi papá ya debía regresar al trabajo.

Cuando llegamos a Auckland, notamos que los semáforos del centro no estaban funcionando. Papá nos dejó en la puerta del edificio donde vive y se fue a su chamba. Entramos al edificio, y los elevadores no estaban funcionando. Ya en el departamento, después de subir 10 pisos por las escaleras, notamos que tampoco había luz. Nos habló papá por teléfono para decirnos ¡que no había luz en toda la ciudad!

Resulta que las ráfagas de aire que sentimos en Piha también se sintieron en la ciudad, con consecuencias desastrosas. Alcanzaron velocidades de 120 km, tumbaron un cable y por eso toda la ciudad se quedó sin luz. A la gente la dejaron salir de sus trabajos, porque desde temprano se supo que el problema se iba a arreglar hasta las 5 de la tarde.

Así pues, todavía con el carro rentado, papá vino por nosotras y de nuevo salimos de Auckland. Cruzamos el Harbour Bridge y llegamos a un pueblito, no recuerdo su nombre, pero lo importante es que ahí sí había luz. Caminamos por calles pintorescas, buscando algo de comer, y finalmente nos metimos a una especie de barecillo. Yo comí un delicioso guisado de cordero, agradeciendo que a mí no me pasó lo que a Lisa Simpson después de convivir con ovejitas (o sea que no me volví vegetariana), porque el guisado estaba muy sabroso. Después de comer, seguimos por las calles pintorescas, ahora buscando un lugar donde comprar café. Y después de comprar café y pan, ya en el carro, paseamos por el área, deteniéndonos en los paraderos turísticos, tomando foto tras foto de otras playas. Pero entonces yo ya no estaba tan interesada en otras playas que, después de Piha, parecían tan sin chiste.

Finalmente, y antes de que se metiera el sol, regresamos a Auckland, y paseamos por el puerto, donde me tomé esta foto.



Fue un bonito día fuera de Auckand.

On the Next Idle Hour Club: Ahora sí, ¡Auckland!

3 Comments:

Anonymous ana said...

A mi Piha me dejó con la boca abierta... era uno de esos lugares que yo siempre había querido visitar pero que a la vez no creía que existieran

8:56 AM  
Anonymous Anonymous said...

que bonito saco
en mi piha me apastaron mientra syo gritaba im the queen of th world...

piha piha.. tiene de todo

11:21 PM  
Blogger Kurenai said...

Andabas de Pihuela.

¿Ésta es la que me dijiste que es la playa de la muerte, con todo y su show morboso? ¿A poco así como estaba todo de frío, fuerte y siniestro no está para video de Keane? =D

2:54 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

eXTReMe Tracker